Planificación, organización y hábitos

Cómo crear una rutina con propósito

sobre crear una rutina con propósito para alinearse a una meta

Tenemos este concepto equivocado de que las rutinas son aburridas, rígidas y para el resto de nuestros días hasta que la muerte nos separe. Pero crear una rutina no se trata de limitarte o de crear rigidez, al contrario. Una rutina es sobre crear libertad, esto pasará sólo si creamos una rutina con propósito.

Si revisás tu rutina y solamente te genera pereza o pesadez, es porque no está conectada con tu por qué ni con tu propósito. Una rutina debería emocionarte, motivarte, impulsar tus metas y las cosas que estás creando.

Además, las rutinas pueden ser tan flexibles como necesités. Pueden tener espacios libres y ser intercambiables (en extremo útiles para personas creativas), pueden tener actividades opcionales o actividades tipo “como me sienta hoy”. Todo está en cómo la diseñés y para qué. A eso me refiero con una rutina con propósito.

(Que por cierto, si no sabés ni por dónde empezar a trabajar tu rutina, aquí está tu coach de metas 🙋🏻‍♀️ para ayudarte a crearla junto con la vida de tus sueños)

Otra ventaja de tener una rutina es que te ayuda a permanecer constante aún cuando no tengás ganas o cuando tu estado de ánimo no esté a tope (cosa que sucederá muy seguido). Esto es porque una vez tu rutina está establecida, tu cerebro no la cuestiona ni le pone peros. Tu cerebro simplemente acciona. Esta es la razón por la cual te verás avanzando y alcanzando objetivos, tu rutina te facilita la toma de acción. ¿Ya voy convenciéndote un poco más sobre crearte la tuya? 😝

¿En qué estás trabajando en este momento y qué es lo que necesitás?

Si creás una rutina porque sí o porque tu influencer favorit@ la hace, será difícil que llegue a funcionar para ti, puede que ni te guste o que ni llegués a cumplirla porque no cumple con tu propósito. En su lugar, enfocate en usar las rutinas a tu favor.

Todo aquello que apoya tus objetivos y motivaciones serán más fáciles de crear porque tendrás un por qué detrás que te motiva a tomar acción.

No tratés de copiar rutinas. Creá las tuyas según tu tiempo, gusto, necesidad y motivo. Al principio puede ser que se te dificulte pensar en actividades para hacer y curiosear lo que hacen otras personas puede serte de gran inspiración. De hecho, en el boletín Lunar del mes te dejaré un worksheet para guiarte a crear la tuya según tu necesidad y tipo de rutina (no te lo perdás, ¡suscribite para recibirlo!). Pero con el tiempo, es bueno que tú misma incorporés actividades elegidas por ti para tus propios objetivos.

Una rutina con propósito te mantendrá constante en tus acciones y será inevitable que alcancés objetivos si estás tomando acción diariamente.

Y lo que más amo de las rutinas es que te permiten vivir tu futuro en tu presente. Si tenés claridad sobre cómo se ve la vida de tus sueños, es muy divertido traer algo de eso a tu presente. ¿Cómo se ve un día normal de tu futuro?, ¿Por qué no tomar una de esas acciones y agregarla a tu rutina presente?

Recordá que todo el tiempo estás creando tu vida (estés consciente de ello o no) y si empezás a vivir tu futuro hoy, estarás alineada desde hoy. Llegarás más rápido, te vas a disfrutar más el camino y te vas a motivar sabiendo que tu futuro es posible.

“El secreto de tu futuro se esconde en tu rutina diaria”. – Mike Murdock 

Hay muchos tipos de rutinas que podés crear para diferentes propósitos, por ejemplo:

tipos de rutinas con proposito

(En el boletín Lunar del mes te dejaré ideas de actividades a hacer en cada una de estas rutinas para que tengás un poco de inspo e ir creando tu rutina personal)

Cosas a tomar en cuenta para crear tu propia rutina con propósito:

  • Tu rutina debe responder a tus propósitos y objetivos actuales
  • Identificá el tiempo con el que contás para incorporar una nueva. Es cierto que no es necesario que cada rutina sea de 2 horas, ¡pueden ser de 15min!, pero si tu día está tan ajustado, agregar más acciones a tu día será tedioso. Organizate primero para hacer espacio.
  • Podés tener más de una rutina pero empezá despacio, no tratés de incorporar 3 rutinas al mismo tiempo porque terminarás por abandonarlas. Construí una por una y encargate de perfeccionarlas y adaptarlas a ti antes de iniciar otra.

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, por lo tanto, no es un acto, sino un hábito”. – Aristóteles

Te dejo suficiente en qué pensar. Este es uno de mis temas favoritos a trabajar en las sesiones de coaching con mis clientas 🙌🏻 así que si quisieras compartirme tus dudas, experiencias o tips para tus rutinas, me encontrás por aquí. Además, te dejo este otro blogpost en donde te hablo de cómo las rutinas con propósito pueden ayudarte a mejorar tu productividad y manejo del tiempo.

¿Qué acción de tu futuro vas a incorporar a tu rutina presente?

Un besito, bonita. ¡Hasta la próxima!

author-sign

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − uno =

[instagram-feed]