Metas y objetivos Planificación, organización y hábitos

Cómo cerrar el año de forma exitosa

cerrar el año de forma exitosa

A pesar de que en cualquier momento, mes o día podemos empezar desde cero, no vamos a negar que un inicio de año siempre tiene esa magia y poder que nos impulsa y motiva para hacer muchas cosas nuevas, se nos presenta un canvas en blanco 🤩 ¿qué vamos a hacer con él? uff hay tantas cosas pero ¡momento!. Antes de entrar a lo nuevo, es bueno tener prácticas para cerrar el año y así despedirnos de lo viejo.

¡Ay los cierres!

A lo largo de nuestra vida, no sólo en año nuevo, cerramos y abrimos etapas constantemente y es bueno aprender a hacer pausas entre lo uno y lo otro.

¿Por qué los cierres son tan importantes?

  • Evita que arrastrés cosas viejas
  • Permiten observar y analizar lo que aprendiste
  • Brindan una percepción más fresca para los nuevos inicios
  • Ayudan a detectar tus logros y lo que hace falta para llegar a otros
  • Es una forma de conocerte a ti misma y en quién te estás convirtiendo

Ya que estamos a menos de un mes para cerrar el año, quiero dejarte de una vez algunas formas (¿les llamamos rituales?) en las que podemos despedirnos. Al final, se trata de tomarnos el tiempo para observar, soltar y avanzar.

Cuando se trata de metas, los cierres entre etapas son muy especiales, marcan nuestra evolución y avance, nos indican hacia dónde hemos estado caminando y en caso de habernos desviado, nos reacomodan y nos reajustan.

Hagamos esto especial porque de eso se trata, de tu vida, tu aprendizaje, tu cierre, tu crecimiento y tal vez surja la nostalgia también, pero eso está bien. Quizá sí sean rituales después de todo 😅

Los truquitos (¿¿rituales??)

Limpieza de cosas materiales

Quizá el más simple… o quizá no. Pero limpiar nuestros espacios y simplificarlos nos da una sensación nueva de bienestar. Se honesta y seleccioná todo lo que ya no forma parte de ti, agradecelo y soltalo. Recordate que cuando se va algo, hay espacio para lo nuevo.

Pero ¡hey!, no todo es deshecho literal, la mayoría de cosas se pueden donar, regalar o reciclar.

Revisar tus pendientes

¿Sos de las que ama hacer listas? esto puede ser divertido entonces. Tomá hoja y lápiz, dividí tu hoja en dos y de un lado enlistá tus metas y tareas logradas en el año. Del otro lado enlistá las cosas que quedaron pendientes. Esta última será una nueva lista para el año que empieza, no te sintás mal por las cosas que quedaron por hacer, soltalo, hacete cargo de ellas lo antes posible y seguí avanzando. Esto ayuda a tener una visión ordenada de lo que nos hace falta alcanzar o reorganizar.

Celebrar

Bueno, ¿qué hacemos con la lista de logros alcanzados? no nos queda nada más que disfrutar y celebrarlo. Realmente encargate de celebrarlo porque es como le rendís honor a tu esfuerzo y trabajo. ¿Sabés que cada vez que celebrás estás reforzando a tu cerebro a que quiera alcanzar más cosas? Mjm, esto también es como un truquito mental.

Elegí una manera representativa de celebrarte a ti misma por tus metas. Un viaje express, una fiesta, un regalo para ti, una cena, lo que se te ocurra pero hacelo especial, ¡HAS LOGRADO MUCHAS COSAS Y TE LO MERECÉS!

Revisar tus metas a largo plazo

Analizá hacia dónde te estás dirigiendo a ti misma con las metas y logros alcanzados hasta ahora y comparalos con tus metas a futuro, ¿vas en la dirección correcta o hay que hacer algunos ajustes para encaminarte hacia donde sí querés llegar?

Reflexionar y hacerte una carta

OK, quizá este sí sea un tipo de ritual, uno que a mí me E N C A N T A. Como aquellos rituales que salían en la revista TÚ, ¿te recordás? 🥲 (#cosasdemillennials) Tomá lápiz y papel bonito (o tu tablet pues) y empezá a escribir todas las cosas que viviste este año a modo de resumen, qué aprendiste, qué te dolió, qué fue lo más bonito y lo más impactante, ¿lograste algo en lo que estabas trabajando por tanto tiempo? anotalo también. Escrbí cómo te sentís y todo lo que querrás decirte a ti misma.

La revista Tú te diría que la leás y la quemés a modo simbólico peeeero yo te diría que la guardés. Llevo años haciendo esto y cada vez que escribo la carta de un año que termina, leo la carta del año anterior. No tenés idea de lo 🤯 que se siente leerte a ti misma pero más evolucionada.

Al final de este post te dejo unas cuantas preguntas que quizá podés agregar en tu carta

Depurar emociones y soltar

Observá todo lo que viviste este año y cómo te hicieron sentir esas cosas. Identificá y nombrá tus emociones sin miedo y aprendé de ellas. Hacerte consciente te ayuda a soltar las emociones que ya no querés cargar. Quizá no sea tan rápido pero hacerte consciente es un gran paso para cerrar el año de forma sana.

Agradecer

La acción más bonita para decir adiós y cerrar el año con broche de oro. Así apreciamos todo lo vivido con amoooooor y también nos abrimos a lo nuevo sabiendo que todo lo que viene nos hace crecer, aprender y avanzar.

Si amás las listas, hacé una de las cosas por las que agradecés y adjuntala a la carta que escribiste antes.

cerrar el año

Y así estamos listas para cerrar otro capítulo, ¿soy yo o sí hay nostalgia en todo esto? Cuando aprendemos a cerrar el año, nos ponemos en un modo de apertura distinto para empezar otro. Este es el momento ideal para iniciar a planificar el siguiente y organizar todas las cosas geniales que queremos hacer.

Ya cerramos uno de forma exitosa. Ahora quedate por aquí porque te estaré contando qué cositas podés hacer para empezar uno de igual forma.

Si ya estás en proceso de planificar tus metas y creés que necesitás ayuda para establecerlas, para idear un plan infalible o si necesitás una guía para ejecutarlo y no quedarte a medias, yo puedo ser esa arma secreta tuya para alcanzarlas. Platiquemos un poquito y trabajemos juntas en esas metas increíbles.

Espero que esto te haya servido y que no se te olvide celebrar(te).

Feliz diciembre, un beso bonita.

Por cierto, aquí te dejo algunas preguntas que pueden ser útiles para analizar tu año, tu proceso y tu crecimiento. Escribilas en tu journal, en tu carta o como tu querrás, pero hacelo de forma honesta y en un momento de pausa. (Quiero hacerte la observación de que mientras más te conocés a ti misma, más fácil es idear un plan de acción hacia tus metas porque ya sabés cómo funcionás)

  • Si tuviera que ponerle un nombre a mi año, ¿cómo lo llamaría?
  • ¿Estoy cerrando alguna etapa con este cierre de año?
  • ¿Me he negado a ver algo que es para mí aprendizaje?
  • ¿De qué maneras me abrí a los retos este año y llegué a donde estoy hoy?
  • ¿Qué cambios noto en mí?
  • ¿De qué formas puedo celebrar mi crecimiento?
author-sign

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =

[instagram-feed]